Ventajas y desventajas de comprar segunda mano en vez de obra nueva

Los tres puntos fuertes que hacen de las viviendas de segunda mano la opción más demandada por los compradores son precio, zona y servicios.

Además, cabe destacar que se considera de segunda mano no solo aquellas viviendas que hayan tenido ya por lo menos un propietario, sino también las que tras la construcción hayan sido alquiladas durante dos años y el nuevo propietario no sea el antiguo inquilino.

Uno de los principales atractivos de la vivienda de segunda mano  sin duda es su precio. La ventaja de poder ahorrarte dinero hace que los compradores se sientan atraídos ante la oferta.

Como dijimos antes, la ubicación también es un punto fuerte de las viviendas de segunda mano. Si quieres vivir en el centro de una ciudad posiblemente deberás comprar un piso de segunda mano. Además, como norma general, las viviendas de segunda mano están más cerca de los principales servicios como son centros de salud o tiendas de barrio.

Otro dato que debemos valorar a la hora de comprar una vivienda de segunda mano es la reducción de gastos de impuestos, ya que en una vivienda nueva se paga el IVA del 10% y en un usado se paga el el Impuesto de Transacciones Patrimoniales que suele ser del 4%.

Para finalizar, lar principal desventaja de la vivienda de segunda mano es que puedan surgir problemas por el paso del tiempo, como puede ser la eficiencia energética.

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *