Perfección y formalización de un contrato

Cuando vamos a firmar de forma definitiva un contrato es importante que esté perfecto. Éste perfeccionamiento tiene que tener el consentimiento de ambas partes (comprador y vendedor). Hay que tener en cuenta que, una vez que esté firmado, ambas partes quedan obligadas a cumplir lo pactado con arreglo a la buena fe, usos y la Ley. Aunque no es necesario, se podría llegar incluso a elevar el contrato a escritura pública, siendo entonces obligatoria para el acceso de la operación al Registro de la Propiedad.

¿Cómo puede formalizarse un contrato?

A través de un documento privado, que es suscrito por ambas partes, sin ninguna intervención de un funcionario público que le atribuya fuerza probatoria al documento. Esto no afecta a la eficacia del contrato.

A través de un documento público, el cual debe ser autorizado por un notario y que sirve como medio de prueba tanto en un juicio como fuera de él.

Los contratos deben ser redactados con claridad y sencillez y no harán referencia o remitirán a otros documentos que no hayan sido previamente facilitados. Queda prohibido la inclusión de cláusulas que no reflejen con absoluta claridad el precio pactado, los intereses o condiciones de los créditos, así como aquellas cláusulas que incrementen el precio pactado a lo largo del contrato.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *