¿Herencia o donación?

A veces, los propietarios contemplan la opción de donar sus bienes a sus hijos. La vivienda es un valor seguro y sobre todo cuando azota la crisis. Por este motivo, muchas familias se plantean ceder en donación sus viviendas a sus descendientes para que el día de mañana no tengan que preocuparse por tener un hogar cuando ellos falten.

Una donación no es lo mismo que una herencia. La donación supone el traspaso de un patrimonio en vida. Mientras que la herencia supone una transmisión en muerte de los bienes, pero también de las deudas. El heredero recibe tanto los derechos como las obligaciones.

Por su parte, la herencia se puede cambiar tantas veces como se desee. La modificación más actual será la que resulte válida tras el fallecimiento, quedando el resto «anuladas». Esta sólo se recibirá tras el fallecimiento del propietario «oficial». En cambio, la donación puede producirse en vida.

En resumen, la herencia es la elaboración de un testamento a favor de los herederos. La donación, es la cesión del patrimonio personal en vida.

Las propiedades recibidas en donación deben ser declaradas y se tienen que pagar los correspondientes impuestos. Si es una herencia, los herederos tienen que responder a las cargas legales y económicas en caso de que esa propiedad las tenga.

Depende del número de descendientes, el precio del proceso o la Comunidad Autónoma dónde se encuentra el bien, es preferible hacer una herencia o una donación.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *