Alquilar a estudiantes

En el post anterior hablábamos de que el aval de los estudiantes que no tienen empleo son los tutores legales. Bien, pues serán los propios tutores los que tengan que hacerse cargo de los posibles desperfectos que se puedan ocasionar en el mismo durante su estancia en el inmueble. Esto debe estar reflejado en el contrato.

El contrato de alquiler debe tener todos los datos de los servicios y la cifra del arrendamiento. También, tiene que añadir la fianza, la devolución, el tiempo del contrato y un inventario o lista de los muebles incluidos en el inmueble para evitar destrozos en ellos.

El propietario puede añadir cláusulas adicionales al contrato si quiere que se cumpla en su vivienda una serie de exigencias como no permitir mascotas en el piso, la limitación de fiestas y ruido a determinadas horas o prohibir fumar en determinadas zonas de la vivienda.

La responsabilidad recae en los estudiantes, pero son los padres los que responden por los daños finales. Algunas inmobiliarias emiten el seguro de alquiler para proteger al dueño ante cualquier problema que no se llegue a un acuerdo de resolución.

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *