Subveciones Covid-19 II

El Gobierno aprobó en marzo y, hasta el 30 de septiembre la extensión con carácter obligatorio de los contratos de alquiler. Dicha ley ha sido prolongada hasta el 21 de enero en todos aquellos contratos que, por sus plazos, deberían haber finalizado en cualquiera de los meses entre los que tuvo lugar el confinamiento domiciliario.

Esto implica que los propietarios de los inmuebles tienen la obligación legal de aceptar que su inquilino resida en su hogar otros 6 meses más si el propio inquilino lo demanda. ¡Pero tranquilos! Las normas que se pactaron al principio del contrato no son modificables. El contrato se alarga con las mismas condiciones a no ser que:

– Que el dueño notifique que necesita la vivienda para él mismo, para su cónyuge si está separado o para algún familiar considerado de primer grado.

– Que ambas personas lleguen a un acuerdo.

Además, el Gobierno lanzó un decreto ley 30/2020 el pasado 28 de septiembre en el que se formaliza la creación de medidas sociales en materia de defensa del empleo y para evitar los desahucios. También, se aprobó que los arrendatarios que tuvieran un propietario cuyos bienes ascendieran a 10 inmuebles o que estos superasen los 1.500 m2, podrían solicitar una reducción de la cuantía de la renta o bien aplazar el 100% del pago para pagarlo a plazos en los próximos 3 años. Esta medida, al igual que la anterior, se prolongará hasta el 31 de enero.

Los pequeños propietarios, por su condición, podrán negarse a reducir el coste del alquiler. Ante esta tesitura, el Estado ha diseñado un paquete de ayudas:

  1. Subvenciones al alquiler. Son ayudas públicas, también llamados créditos ICO que pretenden ayudar directamente a pagar el alquiler de una vivienda habitual. Son créditos con aval público a coste cero por parte del Estado. También ayudan a costear la electricidad, la luz y el agua.
  2. Apoyo y limitación de corte de suministro motivado por las compañías de los suministros básicos. Esta ayuda finalizó el 30 de septiembre.
  3. Bono social más accesible. Para solicitarlo basta que algún familiar conviviente este en ERTE o en el paro o que los ingresos de la unidad familiar no sobrepasen las condiciones impuestas para acceder a esta ayuda. Esta ayuda finalizará el 30 de junio de 2021.

Si deseas conocer más, no dudes en ponerte en contacto con nuestra inmobiliaria Grimanga. ¡Llámanos!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *