Beneficios de una inmobiliaria

Cuando deseas vender una vivienda, lo ideal es contar con una inmobiliaria de confianza, como Grimanga. Ella se encarga de realizar todos los trámites por ti.  ¿Cómo? Fácil. Basta con contratar el servicio con la agencia deseada. Tipos de servicios que tenemos a nuestra disposición a la hora de adquirir los servicios de una inmobiliaria:

  • Servicios inmobiliarios sin exclusividad

En este caso, el cliente puede colgar el anuncio de compra o alquiler en una o varias agencias inmobiliarias. Esto no quiere decir, que por poner nuestro inmueble a disposición de distintas inmobiliarias vayan a incrementar las posibilidades de venta o alquiler. Los incentivos que contrae la agencia a la hora de buscar un comprador o inquilino son menores con este tipo de contrato, por lo que se podría ralentizar el proceso de búsqueda de clientes.

  • Servicios inmobiliarios con exclusividad

Este contrato es idóneo a la hora de agilizar el proceso de venta o alquiler del inmueble. Con este servicio el cliente contrae un vinculo de exclusividad con la agencia lo que incrementa el compromiso de esta para con el cliente.

Con esta modalidad, el cliente le da a la agencia el permiso para mostrar la casa por lo tanto la publicidad de cara a los clientes potenciales se torna más eficaz. Por otro lado, este servicio también incluye un agente inmobiliario responsable de acelerar el proceso y las distintas gestiones de entrega de la documentación oportuna y los trámites burocráticos.

Cómo trabaja una inmobiliaria para comprar

  • Primer contacto

El cliente interesado le explica al agente inmobiliario qué tipo de vivienda o finca desea encontrar o cómo es el inmueble que quiere vender o alquilar. En definitiva, sus características.

  • Valoración y visita

El agente inmobiliario oportuno informará sobre los requisitos y condiciones necesarias para la compra del inmueble o citará al cliente que busca una propiedad para realizar una visita a la misma. En este último caso, se procederá a cumplimentar la «hoja de visita inmobiliaria donde el cliente se compromete a que en el hipotético caso de que le interese alquilar o comprar la vivienda, realizará los trámites con dicha agencia.

  • Reserva de la vivienda

Si el cliente queda satisfecho y quiere comprar o alquilar esa vivienda, debe depositar una fianza para que la agencia se la reserve y no continúe buscando un posible interesado.

  • Propuesta al propietario

El propietario decide si está de acuerdo con la venta. Ahora es cuando tiene cabida una posible negociación del presupuesto o las condiciones con el propietario. En caso de que la operación no salga adelante, la señal será devuelta al comprador.

  • Firma de contrato

Se produce acuerdo entre comprador y vendedor. Se firma el contrato de arras donde aparece el precio por el cual se venderá la vivienda. El agente inmobiliario se encargará de todo este proceso y se asegurará de que ninguna de las partes pueda echarse atrás sin ciertas consecuencias para no desfavorecer a la otra persona.

  • Notaría y Registro de la Propiedad

El último paso es la firma ante notario e inscribir las escrituras en el Registro de la Propiedad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *